Home » Blog » Burbujas

Burbujas

Las burbujas son esas efímeras pompas irisdescentes que se fabrican con jabón, se hacen grandes soplando y tras unos segundos volando explotan ante la complacencia de niños y mayores. Hay burbujas de muchas clases y colores, y casi todos vivimos en la nuestra propia. Yo por ejemplo vivo en mi burbuja ocupada en mis asuntos, mis escrituras, mis clases, mis charlas, mis publicaciones… creyendo que a todo el mundo le interesan las mismas cosas que a mí.  Claro que yo, metida en mi burbuja, creo que no hago daño a nadie. Hay otras burbujas mucho más dañinas. Qué les voy a decir de la archifamosa burbuja inmobiliaria, que infló e infló los precios de las viviendas hasta cifras astronómicas que muchos, ni vendiendo tres veces el mismo piso, nunca van a recuperar.

Y qué me dicen de la burbuja en la que está instalado Rajoy, creyendo que vive en el mejor de los mundos posibles, con toda la gente a su alrededor riéndole las gracias aun a costa de que la mueca graciosa acabe convirtiéndose en máscara grotesca. Y en una burbuja, por grande que sea, vive Artur Mas y sus seguidores, ajenos a todo lo que no sea su independencia, su hoja de ruta, su plebiscito y sus monsergas. Su burbuja es tan opaca que solo se ven entre ellos, sin hacer ni puto caso a todos aquellos (que son legión) que viven al margen de su veleidades, a los que preocupan otras cosas más acuciantes que la hoja de ruta presidencial: cómo llegar a fin de mes, la escolaridad de las criaturas, la precariedad laboral, la atención sanitaria, la jubilación, el pago de la hipoteca, la calidad de los servicios sociales y otras minucias por el estilo.

Pero nada, ahí están, contando votos para arriba y para abajo, haciendo carambolas a ver si les salen las cuentas, en su pompa de hormigón, impenetrables, exudando fatuidad por las grietas, preguntándose qué se fizo de todos aquellos millones de patriotas que les iban a votar. ¿Ande fueron? ¿Do están? Pues intentando sobrevivir y encomendándose a Dios para que el aire enrarecido de su burbuja no les asfixie. No te fastidia.

2 thoughts on “Burbujas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *